Quisiera

 31 de agosto de 2015


Quisiera, Mamá, atender este asunto desde lo privado y lo incompleto. Pero no se me da. Es que la historia de mi vida no me lo permite.  Me creo, me construyo, a través del intercambio sin fin con este mundo público y completo que hemos creado. A mi izquierda, Mamá, una escena típica de la vieja ciudad de San Juan: casitas de diversos colores pasteles, una tras otra.  Frente a mí, palomas negras y pacientes.  Calladas.  Preocupadas por sus propios cuerpos. Ante ellas están la estatuitas esas de los gatos, como tú dices. Porque todos ven asientos en forma de gatos, Mamá, pero tú ves unas estatuitas adornadas de un despliegue de hojas de verano de diversos colores.  A mi derecha, una pareja confesándose amor —no sé si eterno pero sí amor—.  Y, finalmente, dentro de mí, pues dentro de mí preguntas. Acerca de ti, acerca de mí, acerca del mundo y la ley de gravedad. Y es que, Mamá, fuiste tú y solo tú quien realmente me despertó a la vida. Por eso es que te escucho. Te escucho Mamá en el aletear de las palomas. Por eso es que te veo en el libro de Eduardo Lalo que acabo de comprar en La Tertulia. Por eso es que te siento en el arte de prestar atención a un hombre sin hogar en la plaza.  Y es que, Mamá, cuando digo que quiero ser como tú, lo digo con la verdad más verdadera de mi vida.

Quisiera dártelo todo mamá. Por ejemplo, encapsularte lo que siento cuando el chico que me gusta me regala palabras de amor. Quisiera, igual, encapsularte estas palmeras, Mamá, que bordean a San Juan.  Encapsularte a su vez la sensación de mirar un árbol y preguntarme de dónde surgen sus hojas, la sensación de ir a la playa y curiosar acerca del origen de los caracoles. Dártelo todo, Mamá.  Sin límites.

Gracias por enseñarme a volar sin olvidar que la Tierra es el mejor puerto de aterrizaje.

Te Amo Siempre


Yésica Isabel Nieves © 31 de agosto de 2015